sexta-feira, 2 de dezembro de 2011

É nata una stella

Lembram que retrataríamos alguns jogadores aqui segundo a classificação que vemos em “The Godfather”? Então, se a Juventus, da Itália, representasse uma máfia, Alessandro Del Piero seria, sem dúvidas, o mítico personagem de Marlon Brando.


Mas o Godfather está de saída. A diretoria da Vecchia Signora divulgou que não pretende renovar com o velho camisa 10, que no auge de seus 37 anos não atua como há uma década, mas mantém sua precisão nas cobranças de falta e bolas parada. O camisa 10 já tem mais de 600 jogos pela Juve, além de quase 300 gols.

Ale, como é conhecido pelos bianconeros, cedeu uma longa entrevista ao Diário El Pais, da Espanha. Separamos as principais respostas do craque (em espanhol) abaixo, com passagens francas e muito legais de se ler.



P. ¿Sus primeras botas?
R. Unas Adidas de Littbarski que me regalaron por mi cumpleaños. Las acunaba del cariño que las tenía.

P. Hoy le he visto tirarse al suelo para recuperar la pelota. ¿Cómo lo hace para divertirse con 37 años?
R. Porque no me siento un tío de 37 años. Todavía me dejo llevar por la pasión de esa cosa redonda llamada pelota. Hay momentos en los que hay que saber hacer de todo, incluso tirarse al suelo para recuperar un balón o correr por correr. Es bonito así y yo estoy superfeliz de llevar todo esto dentro. Cuando se muera, ya no tendré nada.

P. ¿Qué le ha dado el fútbol?
R. Todo lo que he ido acunando de forma maniática todas las noches cuando iba a dormirme. Me ha hecho cumplir mi sueño.

P. ¿Cómo se ve el fútbol desde el banquillo?
R. Mal. La mayoría de los banquillos están helados, casi como los campos. Uy, no..., mejor estar dentro, en serio.

P. ¿Le pesa?
R. Te preparas para jugar y quieres jugar. Si no puedes hacerlo, no eres feliz. Pero sé perfectamente qué es la gestión de un equipo.

P. ¿El gol por el que gritó más?
R. El de Alemania-Italia en el Mundial 2006. O el de Tokio 96.

P. ¿La emoción más grande es ganar un Mundial?
R. Sí. Yo lo gané con 32 años después de 14 como protagonista. Recoger ese fruto, sin tener el descaro que tienes cuando empiezas a jugar, te da más satisfacción.


P. ¿El defensa que le ha creado más problemas?
R. Cannavaro, Nesta y Thuram. Se me hacía aburrido jugar contra ellos por su capacidad para anticiparse.

P. ¿El estadio qué más le ha impresionado?
R. Llevo en el corazón, por la emoción y por lo que ha representado en mi carrera, el Bernabéu. La ovación que me dedicó el público [noviembre de 2007, cuando marcó dos goles] es comparable a ganar una copa. También Old Trafford, que durante años ha sido el emblema del fútbol, por no hablar de la atmósfera de Glasgow y Anfield. Tengo escalofríos solo de pensarlo.

P. Firmó en junio de 1993 con la Juve. ¿Cómo era la sede?
R. Bellísima. Estaba en Piazza Crimea, una plaza pequeñita de Turín, dentro de un palacete de 1800 que parecía un castillo. Era todo tan nuevo y tan grande para mí, que venía de un pueblo...

P. ¿Cuál ha sido el momento más duro y difícil?
R. Mi primer año en el Padua. Era pequeño y estaba lejos de mis padres. Me costaba mucho integrarme. Estaba en una casa donde solo había camas.

P. ¿Quién le ha marcado más entre Lippi, Capello, Trapattoni y Ancelotti?
R. Quizás, Lippi, porque me ha entrenado más que los demás y porque con él lo he ganado todo. He podido trabajar con él 360 grados.

P. Cuando llegó a la Juve, estaban Vialli, Ravanelli, Baggio... ¿Qué consejos le daban?
R. Yo me mantenía al margen. Vivía todo con los ojos de un chavalín. Lo que hacía era curiosear. Miraba. Si he aprendido tanto es porque me he pasado la vida mirando.

P. ¿Cómo eran Inzaghi, Vieri y Trezeguet?
R. Inzaghi marcaba incluso cuando no quería. Se giraba, le llegaba la pelota y... pa' dentro. Vieri era la potencia. Trezeguet tenía una forma maravillosa de chutar. Era altísimo. Le mirabas y ni siquiera parecía tener coordinación. En realidad, tenía un golpeo increíble.

P. Ha dicho Ibrahimovic que casi llega a las manos con Guardiola. ¿Qué tipo era aquí?
R. Aquí casi llega a las manos con otro.

P. ¿Con usted?
R. ¡Nooo! Yo le habría pegado. Zlatan, en el día a día, es tranquilo, pero es muy exigente y quiere sacar lo mejor de sí mismo y de los demás.

P. Heredó el número 10 de Baggio. ¿Es el mejor futbolista con el que ha jugado?
R. Sí. Junto a Zidane. Y Jugovic. Pero Zizou y Baggio, técnicamente, eran una delicia.


Nenhum comentário:

Postar um comentário